Encuentro entre Estudiantes y Profesores del ITESM campus Puebla y el Colegio de Bioética, A.C.

Héctor A. Mendoza C.

Abril de 2011.

Entre los objetivos de este colegio se encuentra la difusión y promoción de reflexiones en torno a la bioética. La pretensión final, es promover un diálogo plural y participativo en temas relacionados con el inicio y fin de la vida humana, la calidad de vida, la ética ecológica, así como la ética en la investigación biomédica entre otros.

En virtud de lo anterior, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores campus Puebla, extendió una invitación a nuestro colegio a fin de que integrantes del mismo, participaran como ponentes en la 3ª. Semana de Humanidades, evento organizado por la Dirección de la Escuela de Negocios y Ciencias Sociales junto con el Departamento de Estudios Humanísticos y Formación Ética. El evento se realizó en las instalaciones del propio instituto y la participación de nuestros integrantes tuvo lugar el día 06 de Abril del presente año.

Acudieron como ponentes, la Doctora Ingrid Brena Sesma, el Doctor Gustavo Ortiz Millan, la Doctora Angelina Rodríguez Torres, el Doctor Héctor A. Mendoza C. y la Doctora Asunción Álvarez del Río.

La Doctora Brena abordó el tema de los biobancos, ofreciendo una visión panorámica sobre los cuestionamientos éticos y jurídicos relacionados con el establecimiento y funcionamiento de los mismos. La ponencia de la Dra. Brena, permitió la reflexión de importantes temas como: ¿Quién es, o quién debe ser, el propietario de las muestras humanas almacenadas en los biobancos?, ¿Cómo lograr evitar la discriminación por causas eugenésicas? y ¿Cómo proteger la privacidad de los datos genéticos?

La Doctora Brena destacó la ausencia de legislación al respecto, señalando la necesidad de reflexionar sobre estos temas a fin de estar en posibilidades de normativizar estos y otros temas conexos.

Por su parte Gustavo Ortiz Millán abordó el tema de la bioética y los animales: presentó las distintas posiciones que existen con respecto al estatus moral de los animales, desde las que les niegan cualquier estatus moral hasta las que les reconocen derechos. Precisó que cuando se habla de derechos de los animales, estos son derechos morales, no jurídicos. Destacó que reconocer que tienen un estatus moral nos debe llevar a reconocer también que el sufrimiento en los animales debe evitarse, tanto en aquellos que son utilizados para la investigación como los que se destinan al consumo humano.

Mencionó que hacer a los animales objeto de consideración moral no quiere decir que éstos vayan a regir su vida por leyes o virtudes morales, sino simplemente que nosotros, los humanos, tenemos razones para considerarlos moralmente y para guiar nuestra conducta hacia ellos, es decir, que los animales deben ser objeto de consideración moral, aunque su estatus moral no sea el mismo que el de los seres humanos.

En su participación, la Doctora Rodríguez Torres habló sobre la farmacogenómica y sus implicaciones éticas. Destacó la importancia de la bioética en los estudios pre clínicos y clínicos en materia de farmacogenómica y y explicó los diferentes objetivos de las cuatro fases en los estudios clínicos para el análisis de nuevos fármacos. Al efecto, señaló que la primera fase sirve para predecir la capacidad metabólica de respuesta al fármaco así como la clasificación de sujetos que puedan presentar efectos adversos, la segunda sirve para correlacionar polimorfismos implicando diferencias en la eficacia, la tercera permite clasificar grupos de pacientes con buena respuesta o falta de la misma y la cuarta y última fase, sirve para determinar y en su caso mejorar la administración y dosificación de los medicamentos.

El Doctor Mendoza habló sobre las implicaciones bioéticas y jurídicas, de asumir que el embrión humano -desde el momento mismo de la fecundación- tiene derechos equivalentes al de una persona nacida. Explicó que términos como genoma, acido desoxirribonucleico, inseminación artificial, fecundación in vitro y embrión, han sido expresiones ajenas al derecho que sin embargo, hoy es necesario analizarlas e incluirlas mediante una legislación especializada.

Destacó que el nuevo paradigma jurídico lo es precisamente el embrión pre- implantatorio, ya que de asumir que el mismo posee derechos equivalentes a los de una persona adulta lo único que se lograría es llegar a absurdos jurídicos, por ejemplo si los embriones congelados son personas, entonces éstas se encuentran ilegalmente privadas de su libertad.

La última participación correspondió a la Doctora Álvarez del Río quien habló sobre la eutanasia, entendida como la libertad de las personas para elegir como no vivir.

Definió la eutanasia como el acto o procedimiento que realiza un médico para producir la muerte de un paciente sin dolor y a petición de éste, con la intención de terminar con su sufrimiento, explicó que la eutanasia se justifica como un derecho de los pacientes a decidir sobre el final de su vida y como un acto de solidaridad hacia el paciente que necesita y pide ayuda a su médico para morir.

En ese orden de ideas, consideró que es obligación del Estado respaldar la libertad de todos los pacientes y de todos los médicos de recurrir o no a tales procedimientos mediante lineamientos claros, con controles pertinentes y en condiciones adecuadas.

Cabe destacar que para los ponentes, resultó una grata sorpresa interactuar con jóvenes cuya preparación predominante es la ingeniería y constatar el interés de estos jóvenes en temas bioéticos. El evento, excelentemente coordinado por el Dr. Francisco Iracheta, profesor de ética del campus, permitió que instituciones como el Colegio de Bioética A.C. dejen de ser entes alejados y distantes, ya que a través de este tipo de ejercicios se promueve el intercambio de ideas, lo que en el caso particular resultó altamente gratificante ya que tanto estudiantes como profesores del campus, plantaron interesantes inquietudes recibiendo retroalimentación de parte de los ponentes.