Lunes, 17 de Mayo de 2010

Ciudad de México. María Casado, directora del Observatorio de Bioética y Derecho (OBD) de la Universidad de Barcelona, afirmó que durante la transición política al salir de la dictadura en España, se entendió que apostar por la ciencia es apostar por la modernidad, por lo que la legislación de ese país presenta avances significativos a favor de la ciencia y la tecnología.

En sesión especial del Seminario de Investigación de Ética y Bioética de la Universidad Nacional Autónoma de México (SIETyB), organizada por el Colegio de Bioética A. C., el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), el SIETyB y la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), la también integrante del Comité de Bioética de España precisó que en su país, incluso, ya han saltado algunos escollos en temas como la investigación con células madre, debido a que la Ley de Biomedicina española promueve con intensidad la libertad de investigación.

Consideró que este avance ha sido posible porque en su país se ha trabajado más tiempo en este tema. “Creo que es una cuestión de tiempo”, afirmó Casado, lo que ocurre es que en México, como en otros países, donde hay una población tan grande y, en algunos casos, un mayor índice de pobreza o un acceso al conocimiento menor, hay que luchar con eso.

La especialista subrayó que un reto insoslayable para los gobiernos de estas naciones es elevar la media del conocimiento, haciendo énfasis en la divulgación, a fin de hacer democráticas las decisiones, subrayó.

En su oportunidad, Rosaura Ruiz Gutiérrez, presidenta de la AMC, enfatizó que tenemos que reconocer el daño que la religión ha ocasionado a la ciencia en los países católicos, donde prevalece una tradición de desarrollo científico pobre.

Ruiz Gutiérrez afirmó que en la ciencia también existen problemas de poder, y ante el cuestionamiento de quién decide qué es lo científicamente correcto, comentó que en nuestro país, aun cuando hay temas en los que no se puede llegar a un consenso, como los transgénicos, en muchos otros la Academia Mexicana de Ciencias sí tiene un reconocimiento general de que es una instancia a la que se puede acudir para establecer definiciones, como lo ha hecho la Suprema Corte de Justicia o las Cámaras de Diputados o Senadores.

Por su parte, Anna Badia, directora de la Maestría en Estudios Internacionales de la Universidad de Barcelona, indicó que aun cuando la bioética es un tema incipiente en el campo jurídico, aborda temas polémicos que afectan al desarrollo científico, que va muy rápido, y en el futuro se observará si el Derecho es capaz de tratar estos tópicos adecuadamente con la rapidez de las nuevas tecnologías, comentó.

Tras calificar al Seminario de Investigación de Ética y Bioética como un acto académico con libertad de pensamiento y con respeto que propicia el diálogo, Joaquín Martínez Montauti, Coordinador del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Barcelona y colaborador del Comité de Bioética del Consejo de Europa, dio a conocer que en el trabajo diario, los trabajadores sanitarios mexicanos tienen los mismos problemas que los españoles, porque son problemas de los seres humanos.

Señaló que se deben utilizar razonamientos cuando hay un dilema moral en un acto concreto, que se valoren los pros y los contras, y que se reconozca tanto al profesional y al paciente los derechos que tienen y por qué actúan de esta manera, esto es lo que ofrece la bioética, asentó.

En su oportunidad, Juliana González, coordinadora del Seminario de Investigación de Ética y Bioética de la UNAM, afirmó que los derechos humanos son la tabla de valores de nuestro tiempo, no hay manera de desdeñar la significación central y cardinal que tienen. Se pronunció a favor de hacer campaña educativa, pero sobre todo cultura de la ética y mostrar que los valores humanos no son propiedad y patrimonio de las Iglesias.

La también miembro de la AMC y emérita de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM subrayó la importancia de rescatar una ética y axiología laica, y mantener vivos los valores pero desde el ámbito filosófico, racional, y de conciencia histórica.

En la reunión participaron también Pilar Antón, profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería y Vocal de la Asociación de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona; Jorge Linares, del SIETyB; Víctor Martínez Bullé-Goyri, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM; Ricardo Tapia, fundador y vicepresidente del Colegio de Bioética, además de miembro de la AMC e investigador emérito del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, así como Rodolfo Vázquez, catedrático del ITAM y miembro del Colegio de Bioética y de la AMC.

Los especialistas debatieron en torno a la Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO y en particular sobre el carácter laico de la Bioética en el contexto actual de nuestro país